Postura, hábitos posturales y dolor postural

Los niños y niñas, durante su etapa escolar, pasan gran parte de su tiempo sentados, bien en clase, en casa haciendo los deberes, viendo la televisión o jugando la Tablet, Smartphones, videojuegos o consolas. Se considera que mantienen dicha postura sedente entre el 60% y el 80% del tiempo, dando lugar a la aparición de malos hábitos posturales.

Se define postura como “la alineación de los segmentos del cuerpo en un momento determinado, dependiente del efecto de la gravedad, de la tensión muscular, del estrés mecánico y de la integridad de las estructuras corporales”. La postura resulta un importante indicador de la salud, expresa el bienestar físico y psicosocial de la persona.

Debemos considerar las alteraciones posturales que un individuo presenta como la alteración morfológica del cuerpo humano, perdiendo su relación anatómica y biomecánica fisiológicas, comprometiendo a un segmento óseo, a varios o a múltiples y que pueden asociarse con modificaciones musculares que cambian la alineación articular, causando síndromes de discapacidad del movimiento, alteraciones funcionales, así como patologías neurológicas y cardiorespiratorias. Este conjunto de alteraciones biomecánicas y posturales provocan el desarrollo en el niño del denominado síndrome postural o malos hábitos posturales.

Estas discapacidades pueden afectar a la funcionalidad de las actividades rutinarias y limitar la calidad de vida. El cuidado de nuestra postura es el cuidado de nuestra salud presente y futura.

Uno de los problemas más comunes que encontramos en Salud Pública es la alteración musculoesquelética, que aparece en forma de algias musculares, por lo general sin causa patológica subyacente, provocada normalmente por sobreesfuerzos y por posturas y actividades inadecuadas que desde muy temprana edad se adoptan de manera inconsciente.

Las actividades y tareas que realizan los escolares diariamente, tales como el agacharse, el sentarse o el estudiar, son acciones que pudieran afectar de manera muy diversa a la espalda en caso de realizarse de forma incorrecta, para así contribuir al desarrollo de una mala estática corporal que favorecerá las deformaciones o alteraciones musculoesqueléticas, siendo la base de las alteraciones posturales que se manifestarán en la edad adulta.

El principal factor de riesgo del dolor de espalda, de las desviaciones de la columna vertebral y de las alteraciones posturales en el niño y adolescente, está representado por los malos hábitos durante el crecimiento puberal, principalmente estar sentado durante períodos largos de tiempo, desaconsejándose permanecer más de dos horas sentado en la misma posición.

La alineación postural representa la base de los patrones de movimiento. Un movimiento óptimo es difícil sin una alineación correcta, mientras que la alineación ideal facilita el movimiento óptimo. Si la alineación es deficiente antes de que se inicie el movimiento, es preciso corregirla para alcanzar la configuración ideal que debe mantenerse a lo largo del movimiento. Una presunción lógica es que cuanto mejor sea la alineación de los segmentos esqueléticos, tanto mejor será el desarrollo de los elementos de control, como por ejemplo los sistemas muscular y nervioso. Así mismo, si la alineación es óptima, existen menos posibilidades de que se produzcan microtraumas en las articulaciones y en las estructuras óseas.

Una posibilidad de cronificación del dolor, aquel de una duración superior doce semanas, puede tener su origen en la demanda mecánica ocasionada por una postura imperfecta a lo largo del tiempo. Los factores de estrés postural proporcionan, junto con otros factores emocionales y neuropsicológicos, unas condiciones iniciales propicias para la perpetuación del dolor crónico o para el fracaso de la recuperación. El tratamiento de la postura de una forma rutinaria y duradera ha supuesto el alivio sintomatológico para el 70-90% de los pacientes con dolor crónico.

 

Captura de pantalla 2016-04-22 07.27.40

Como recomendación a esta posible asociación de la postura con el dolor de espalda, se han trasladado a los centros educativos estrategias de intervención, que apoyan medidas preventivas mediante programas para la promoción de Educación para la Salud con el objetivo de reducir los riesgos de posturas perjudiciales para los niños en el ámbito escolar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s